Cervezas con el sello de La Colonia

20 / 06 / 2017

Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Quienes vayan a La Colonia Tovar sabe que este lugar enclavado en las montañas de Aragua, preserva la herencia germana de sus fundadores y descendientes. Las cervezas, obvio, son parte importante de sus tradiciones.  Allí se creó la Cerveza Tovar en 1999, que ahora multiplica el nombre de su origen en las botellas que llegan a distintas regiones del país.

En 1999, Kilian de Fries, de padre alemán y madre libanesa, estaba en la Colonia Tovar de visita y vio como traían los instrumentos de lo que sería esa marca de cerveza, creada por dos colonieros. De Fries se acababa de graduar de ingeniero, insistió para que le dieran trabajo a cambio de una modesta paga y aprendizaje. Se mudó entonces a la Colonia y asumió como pasante todas las labores de la entonces incipiente cervecería. Tras irse un tiempo para formarse como maestro cervecero en Estados Unidos y Alemania, hacer un máster en finanzas y mercadeo, recibió la llamada de Anton, su antiguo jefe y maestro cervecero, quien le contaba que se iría a Alemania y lo invitaba a volver. “Tú amas mucho esto”. En efecto, De Fries, quien ahora es gerente y maestro cervecero de esta marca con esencia artesanal y dimensiones en crecimiento, traduce su entusiasmo cuando habla del tema. “Queremos crear una cultura cervecera”.

A estas alturas tienen seis alternativas, entre las que se cuenta la hefeweizen, sin filtrar con trigo, que propusieron en 2009. Antes de que él tomara las riendas de esta empresa, ya habían decidido mudar la fábrica porque les pidieron el local. “Estamos en La Victoria, cerca de la Colonia”. De ahí procuran llegar a distintas regiones del país y, obviamente, quien vaya a su lugar de origen las consigue. “Cada botellita nuestra es como una embajada de la Colonia Tovar”, asegura De Fries.

A estos pioneros les han seguido otros. En 2013, Enrik Suhr y Héctor Rutman de La Colonia Tovar decidieron sumarse y crear su cerveza artesanal, orgullosos de sus ancestros. “El primer registro de una cerveza en Venezuela está en la Colonia y es de 1843”, cuenta Suhr. En honor de los pioneros la bautizaron Benitz y ahora ofrecen sus distintas variantes en una terraza con vista a las montañas de La Colonia. Ahí tienen el pequeño galpón donde las elaboran y quienes llegan en los recorridos turísticos se pueden enterar de cómo hacen sus dos cervezas pale ale, una de ellas con cebada que traen de Múnich; su cerveza tipo stout con cacao Río Caribe; una roja bautizada Jokili, en honor a su tradición de arlequines de carnaval y la malta artesanal, que sirven directo del sifón.

Gustavo Ruiz, primo de Enrik, también apostó con su hermano Juan Carlos Ruiz por otra cerveza que enuncia en su bautismo el orgullo de su proveniencia: La Coloniera. “Hemos tropicalizado las cervezas tradicionales y son más suaves”. Junto a Tulio Misle, quien elabora vinos de frutas bautizados Mussle Wein, idearon una cerveza para la que aprovechan frutas del lugar como fresas y moras.  Sus burbujas solo las consiguen allí. “Quienes vienen, quieren tomar algo local”, asegura Suhr. Él, que es de la sexta generación de alemanes que llegaron a escribir esta historia, son parte de quienes la siguen
construyendo con el sello propio de la Colonia.

*Las señas en Instagram de las cervezas vinculadas a la Colonia Tovar son @cervezatovar @cerveceriabenitz @cervezacoloniera

Compartir