La tenacidad tras las tortas de chocolate de ¨La Gata¨ Luciani

12 / 06 / 2017

Por Rosanna Di Turi (@RosannaDiTuri)

Sobre la cocina de Carmen Elena ¨la Gata¨ Luciani está una olla llena de la crema de chocolate que servirá para rellenar y cubrir su célebre torta que, desde los años setenta, se multiplica en su casa para felicidad de sus fieles.  En ese sencillo recipiente aguarda parte del secreto de una receta que solo se conoce en esta familia y que se ha convertido en dulce referencia en Caracas. ¨Mi abuela la hacía, pero mi mamá la adaptó y la comenzó a ofrecer a la venta¨, cuenta Mary, una de las cinco hijas de Luciani.

A sus 85 años, la Gata mantiene su belleza y perenne sonrisa, lleva al cuello tres rosarios con los colores de la bandera venezolana y el rostro luminoso de la mujer que con literal dulzura y entereza levantó a su prole gracias a sus destrezas con los postres. Cuando sus hijas tenían entre 7 y 11 años le tocó mantener económicamente a la familia. ¨Era relacionista público de la Casa París, vendía seguros y en la noche hacía los postres y también platos salados como sanduchones a veces hasta las cuatro de la madrugada. Pero ni en los momentos más difíciles la vi derrumbarse o perder la sonrisa¨, cuenta Mary, y la Gata confirma.

Sus cinco hijas se graduaron en profesiones distintas, pero se han impuesto las cátedras de postres aprendidas en lo que ahora es una empresa familiar. En Caracas, Mary se encarga de las tortas y su hermana Cristi, de los postres en miniatura como las papitas de leche, los suspiritos o las guayabitas. Las otras tres hermanas reproducen esas recetas para la venta en Miami, Madrid y Calgary en Canadá. La Gata, bella y diligente, se encarga de decorar las tortas y supervisa, aunque en estos tiempos la memoria le puede resultar esquiva.

En el dulce anecdotario de esta casa sobran los fieles de estos postres emblemáticos. Juan Pablo II fue uno de ellos. En su primera visita probó la torta de guanábana, la pidió en el segundo paso por el país y ahora esa torta blanca merece el  bautismo de quien fuera Papa. Muchos venezolanos afuera calman la nostalgia de la torta de chocolate pidiendo que se las lleven en Tupperware.   Y en esta casa de mujeres incansables planean seguir creciendo en estas dulces tareas. Idean ofrecer a la venta la crema que recubre la torta de chocolate y planean un libro con las recetas de la casa aunque se reservarán de su postre más reconocido, un patrimonio familiar que tiene en ellas quien lo multiplique fielmente y con destreza.

*Las tortas y postres de la Gata se consiguen previo encargo por el teléfono (0212) 992 2029. En Instagram están como @lagataluciani. En Weston y Calgary como @lasdulceriasdelagata.

 

 

 

Compartir

comentarios

¡ déjanos tu comentario !