Cinco Exposiciones Que No Te Debes Pelar

23 / 10 / 2017

Uno de mis planes favoritos los sábados en Caracas es darme un paseo por las diferentes exposiciones artísticas que ofrece la ciudad. Es un plan divertido porque me permite apreciar arte que normalmente no conocería así como aprender más sobre las propuestas en boga de artistas jóvenes venezolanos. Considero que es una herramienta ideal para forjarse un criterio propio y educarse, casi siempre de manera gratuita.

Octiubre ha estado plagada de varias exposiciones nuevas y creo que es un buen plan regalarse una mañana para visitarlas. Casi siempre están presentes los artistas en estas exposiciones y es divertido conocerlos para saber de primera mano su visión así como cotizar una de sus obras para comenzar nuestra propia colección de arte.

Mi recomendación es comenzar en la Galería D’Museo del Centro de Arte Los Galpones con la exposición “Venezuela Cromática”. Allí la artista zuliana Lourdes Peñaranda refleja en varias modalidades la realidad electoral del país. Desde estanterías de madera de diferentes colores que representan los partidos hasta 350 papelitos que simbolizan los 350 artículos de la Constitución para que el visitante escriba sus opiniones, esta exposición está bien cargada de la realidad política y merece la pena valorarla desde su perspectiva artística.

Luego, sugiero pasearse por “Aspero” en la Caja del Centro Cultural Chacao, una muestra sobre la fugacidad de lo cotidiano que incluye obras de los artistas Starsky Brines, Enay Ferrer, Paul Parrella y José Vivenes. Un paseo por la Hacienda La Trinidad Parque Cultural es recomendable para sumergirse en la colectiva “Caracas Intervenida”. Dando continuación a los 450 años de la fundación de Caracas, se presentan obras de 14 artistas que evidencian una particular relación con la ciudad. Desde el éxito hasta el ahogo, la crisis y la fortuna, esta es una exposición que no escapa de la realidad en la cual vivimos.

Finalmente, recomiendo terminar en la Galería 39 ubicada en la Calle Bolívar del pueblo El Hatillo donde Carlos Ánzola inauguró recientemente su exposición titulada “Tránsito” en la que se muestra la capacidad que tienen los objetos para hacerle resistencia a los estragos causado por el pasar del tiempo. Es una colección exquisita en una nueva galería que permite abrir el estómago para darse un paseo posterior por el pueblo en búsqueda de algún platillo sabroso para almorzar.

Compartir

comentarios

¡ déjanos tu comentario !