CÓMO VER “IT” Y NO MORIR EN EL INTENTO

19 / 09 / 2017

La que quizás sea la novela de Stephen King más terrorífica de todos los tiempos ha llegado a las salas de cine para espantar a cinéfilos con un payaso que pernoctará en las mentes de grandes y chicos mucho después de que culmine la película. “IT”, dirigida por Andrés Muschietti y con un elenco de grandes actores jóvenes que incluyen al sueco Bill Skarsgard como Pennywise el Payaso ha causado sensación no solo por el terror visual y una banda sonora de espanto, sino por la maravillosa experiencia de sentarse a ver una de las mejores películas del 2017. Eso sí, con las manos preparadas para taparse los ojos por si acaso.

Con el mejor estreno en taquilla de todos los tiempos para una película de horror, “It” comienza en una tarde lluviosa de 1988 en el poblado de Derry, Maine, donde un niño persigue un barquito de papel por la calle hasta que ve que el mismo desemboca en una alcantarilla. Ahí se topa con un pavoroso payaso quien le ofrece a devolverle el barquito y con ese gesto comienza una montaña rusa de emociones terroríficas. No tanto para el niño, sino para los espectadores en el cine.

Corre un año en la película y nos encontramos con siete jóvenes quienes forman un club llamado “El Club de los Perdedores”. No solo les une su desadaptación al mundo sino también una curiosidad por la repetida desaparición de niños en el poblado. Cada uno de ellos ha visto una visión de su más grande temor el cual concluyen ser una manifestación de “It” o eso que se presenta como Pennywise el Payaso y como tal, deciden luchar contra él.

Todos los elementos del horror convergen en estas dos horas y quince minutos de la película que incluye a zombis, casas abandonadas, cuadros vivos, pozos, sangre y un payaso que no se ha visto ni en el peor de los circos. Sin embargo, la camaradería de estos jóvenes, sus problemas individuales en casa y el deseo ferviente de luchar contra el mismo mal, hacen menos tortuosa la experiencia. El espectador se encuentra apoyando a estos muchachos hasta el punto que deja de resguardarse entre las mangas de su suéter para clavar sus ojos en la pantalla sin temor, haciéndose una gran pregunta que mueve la trama de “It” hasta su macabro clímax: ¿es real el payaso o no?

Para aquellos ansiosos que piensan que la película es demasiado horrible para ver están en lo correcto, lo es. Pero la experiencia de sentarse en una sala de cine oscura con toda una audiencia ansiosa y a la expectativa de ser asustado es magnífica y si hay que ver una sola película de terror en la vida, ésta es. Lo único que hay que hacer es encarar al payaso con la misma fuerza que lo hacen los jóvenes del Club de los Perdedores. Y por supuesto, prepararse para ver saltar muchas cotufas en el aire.-

“IT” se exhibe en todas las salas de cine del país.-

 

 

 

Compartir

comentarios

¡ déjanos tu comentario !